Staphylococcus lugdunensis: el primo de S.aureus que lo elimina de las fosas nasales.

tomado de.aquí
  El Microbioma, ya considerado como "el otro" genoma humano, no deja de aportar conocimiento sobre la salud y la enfermedad en función de que su composición sea de unas estirpes bacterianas víricas u otras. Las diferentes poblaciones estarían condicionadas por aspectos como el metabolismo de los nutrientes y las diferentes dietas que habrían hecho de selección en la composición de la microbiota. La relación de esa microbiota entre sí, también resulta un campo de apasionante conocimiento.
Resultado de imagen
Staphylococcus lugdunensis
  Así se ha conocido un nuevo antibiótico que estaba justo en nuestras narices: la lugdunina. La molécula mata a la cepa potencialmente mortal resistente a la meticilina de Staphylococcus aureus (MRSA) en ratones y ratas. Investigadores el grupo de Peschel (microbiólogo de la Universidad de Tubinga, Alemania) que se tropezaron con la lugdunina, no estaban buscando un nuevo antibiótico, estaban estudiando S. aureus en su entorno natural, la nariz humana y sus competidores para comprender su hábitat. Se estima que un tercio de los humanos han sido colonizados por el estafilococo dorado (1 de cada 3 personas sin causarles problemas, mientras que MRSA -una cepa de cepa de S. aureus que es resistente a numerosos antibióticos- se encuentra en 2 de cada 100. En un pequeño porcentaje de casos, la bacteria escapa al torrente sanguíneo y causa una infección potencialmente mortal). Peschel y sus colegas se preguntaron por qué el 70% de la población es inmune a esta bacteria. Según publican en la revista Nature, comprobaron que aquellas narices colonizadas por S. lugdunensis eran territorio hostil para S. aureus. Algo debía de tener la primera que acababa con la segunda.
tomado de aquí
 Así aislaron a Staphylococcus lugdunensis, productor de la sustancia que mata a S.aureus y la borra de su ecosistema en la nariz. También parece activa contra Enterococcus, resistente a vancomicina. El experimento en ratas y ratones resulta positivo y esperanzador para intentarlo en humanos.
  Puede parecer extraño que la microbiota humana, en una especie de guerra entre bacterias, produzca antibióticos. Pero, como escriben los microbiólogos estadounidenses Kim Lewis y Philip Strandwitz también en Nature “la microbiota está formada por más de mil especies, muchas de las cuales compiten por el espacio y los nutrientes y la presión selectiva para eliminar a las bacterias vecinas es alta”. Uno de los mecanismos que parecen haber encontrado algunas es el de crear sus propios antibióticos. Sabernos aprovechar de ello es lo que se pretende investigando.

                                               
 Kit para su aglutinación en muestras nasales.

                                                                                        







Para saber más:
La publicación del estudio en Nature, 535, 511–516 (28 July 2016)doi:10.1038/nature18634, aquí. Aclaración sobre patentes, aquí.
Anna Nowogrodzki / Nature News
Kim Lewis, un microbiólogo de la Universidad Northeastern en Boston, Massachusetts ha sido coautor de un comentario del estudio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier punto de vista será bienvenido y agradecido. No admitiré opiniones que descalifiquen,insultos o similar así que abstenerse los/as Trolls. En ese caso eliminaré lo escrito. Estaría bien que os identifiquéis, aunque sea en Avatar, para poder dirigirme sí procede.